¿Cerveza Orgánica? ¡Quién diría!

Para empezar, soy fanática de todas estas tiendas naturales, y la vaina gluten free y toda la onda «media sana», así que no fue sorpresa cuando llamó mi atención cerca del barrio La Latina, una pequeña tienda de productos orgánicos. Entré por entrar, quería ver qué ofrecían, y así me topé con la sección de cervezas y vinos orgánicos, estoy segura de que esto sería el cielo para muchas personas.

cerveza organicos

Había gran variedad de vinos pero vendían solo una marca de cerveza, Riedenburger. Me compré una Hefe-Weizen (cerveza de trigo) por novelera, tenía ganas de probar e investigar más de su background orgánico y como su etiqueta está en alemán no pude descifrar mucho.

A simple vista, su presentación es bastante genérica. Existen miles de cervezas con las mismas características en su imagen, por ejemplo: la presencia de las ilustraciones de cebada o trigo, logotipo en el medio con tipografía serif, sellos de calidad, el año desde que la hacen, collarín, etc. Esto es como un molde gráfico para que el ojo detecte ese producto como «cerveza». En lo personal prefiero probar algo que luzca más arriesgado (como una etiqueta con zombies), pero luego de leer sobre ella, me enteré de que Riedenburger es una cervecería tradicional, más que nada por el proceso que existe detrás de sus productos.

Esta cervecería se destaca por cultivar de manera orgánica todos sus ingredientes, los mismos que son seleccionados de manera manual para realizar cervezas artesanales. Creo que todos somos un poco inconscientes sobre la cantidad de alimentos dañinos que consumimos a diario, solo los cultivos orgánicos son libres de químicos, como esta cervecita. Es un concepto bastante interesante porque cada vez son más las personas que dejan de consumir una cosa u otra por lo que leen de sus ingredientes o tabla nutricional, por ende es muy inteligente que esta idea se aplique también al consumo de bebidas alcohólicas. A la gente le encanta la vaina orgánica.

Y luego de probarla, puedo decir que de sabor está perfecta, me recuerda mucho a la Dunkel-Weizen de Impala. No porque es orgánica tiene menos sabor o es menos rica, es una cerveza sin filtrar, con aroma y sabor afrutado pero lo suficiente como para no empalagarse. De verdad es toda una señora cerveza (o «pan líquido», como le dicen en Bavaria), bien hecha y saludable.

¡Salud!

Síguenos
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *